Cómo evitar que el peso afecte nuestra imagen personal

 

 

Pensemos por un momento por qué las mujeres disfrutamos tanto comprando carteras y zapatos. Qué tendrán en común estos objetos que nos generan un disfrute distinto al que sentimos cuando vamos a comprar ropa. Te doy una pista: cuando nos probamos un par de zapatos, el peso corporal y la forma de nuestro cuerpo no forman parte de la decisión, es decir, que los stilettos divinos que estamos comprando nos pueden quedar perfectos a nosotras, a la chica que está sentada a nuestro lado probando otro par y a la adolescente que los está llevando porque su mamá se los regala para usarlas en la fiesta de 15 años de su mejor amiga.

Esto arroja un importante indicio: la forma del cuerpo y el peso no definen nuestra imagen personal sino la proyección de nuestras emociones. Si por alguna razón no estamos conformes con nuestro cuerpo, podríamos caer en la tentación de enfocarnos sólo en aquello que no nos gusta, olvidando que los demás nos ven como un todo. Como he dicho en reiteradas oportunidades, nuestro exterior no es más que un reflejo de nuestro interior y de la energía que emanamos.

Lo que comunicamos a través de nuestro cuerpo, se relaciona con TODO lo que llevamos puesto y al mismo tiempo con la comunicación no verbal, con nuestras posturas, con nuestro estilo y con nuestra personalidad. En consecuencia, estos conceptos incluyen todo aquello que expresamos y llevamos desde los pies hasta la cabeza. Por lo tanto, si últimamente estamos incómodas con nuestro cuerpo o peso por alguna razón, les propongo enfocarnos nuevamente en proyectar nuestra personalidad utilizando todas las herramientas que tenemos a disposición además de la bendita ropa.

Las prendas son una parte importante del outfit pero no la única y sin embargo pareciera que cuando deja de entrarnos nuestro jean preferido porque se nos ensancharon las caderas y nuestras leggins requieren un talle más, comenzamos a entrar en un espiral de descuido creciente suponiendo que en algún momento volveremos a estar como antes. A veces simplemente el cuerpo va cambiando con los años y hay que aprender a aceptarse y amarse tal cual somos. Si no logramos hacer ese “click”, no solo trasladamos el abandono a las prendas que usamos sino que lo extendemos a las rutinas que teníamos de cuidado del cabello, de la piel, de las manos, olvidamos que nos gustaba maquillarnos, o usar tal o cual par de aros, en fin, dejando a un lado nuestra imagen personal por completo.

Con el objetivo de mostrarles que cuidar nuestra imagen no se limita a las prendas (y por ende al peso o forma del cuerpo), les traigo algunas herramientas en las que podemos enfocarnos optando por aquellas que resulten más placenteras según los gustos de cada una y que a su vez sirvan como forma de expresión de lo que somos y sentimos internamente.

Herramientas que forman parte de la imagen personal y por ende de nuestra proyección hacia el exterior como un TODO:

    • Cuidado del cabello, los peinados, cortes y tintes. Animémonos a experimentar según seamos más o menos arriesgadas, cuidemos de nuestro cabello aportando la nutrición que merece regalándonos por ejemplo un baño de crema, o cambiando nuestro look con algún corte de cabello o nuevo peinado. Hay miles de alternativas para explorar en el cabello. Si les interesa ver los tipos de peinado según forma de rostro, les dejo el link al artículo que publiqué hace un tiempo sobre peinados y anteojos según forma del rostro.

      Fuente: Freepik
    • Usar maquillaje adecuadamente y realizar una limpieza facial. Como ya he mencionado en otras oportunidades es primordial para la salud de la piel realizar una buena limpieza diaria. Les dejo dos artículos relacionados con este tema: 4 sencillos pasos para limpiar tu rostro y 7 pasos de maquillaje diario por si están corriendo con la rutina y quieren realizar un maquillaje sencillo y rápido. También encontrarán un montón de videos y tutoriales de maquillaje por internet  comenzar a innovar en esta área.
      Fuente: Freepik

      Fuente: Freepik
    • Incorporar bijou y joyería según gustos de cada una como el uso de aros, collares, cadenas, pulseras, anillos, prendedores, étc. Parece obvio pero cuando dejamos de mirarnos y cuidarnos, al mismo tiempo nos olvidamos de usar aquella pulsera que nos encantaba o ese par de aros que solíamos ponernos cada día. Además, hay bijou de todo tipo y precios así que podemos proponernos renovar algún objeto cada determinado tiempo. No olvides que la bijou tiende a pasar de moda. Si te quedaron algunas joyas de la abuela o bijou de otra época, podés probar  con el look vintage.

      Fuente: Pinterest
    • Incluir pañuelos o pashminas, sombreros, carteras/bolsas, anteojos de lectura (según sean necesarios) y gafas de sol. Estos accesorios renuevan los outfits que usamos diariamente y si son lo suficientemente llamativos pueden atraer la atención a la zona que deseemos.

      Fuente: Genial Gurú vía Pinterest
    • Realizar una belleza de pies y manos incluyendo el uso de esmaltes que nos gusten o destaquen nuestra colorimetría por ejemplo. Esto lo podemos hacer nosotras mismas, no es necesario ir a un salón de belleza si es que estamos justas de presupuesto.

      Fuente: Freepik
    • Prestar atención a los zapatos y zapatillas con los que nos sintamos a gusto, usar medias con distintos diseños, colores y texturas. Los zapatos son el fetiche de muchas mujeres, aprovechemos esto como forma de expresión. Si nos gusta el verde fluorescente, en vez de frustarnos porque las leggins que tenemos en ese color ya noo nos quedan bien, podemos probar usar el color en nuestros zapatos o zapatillas. Si les interesa ahondar más en el uso de los colores, les dejo un artículo sobre cómo comunicar con los colores del look.
Fuente: Pinterest
Fuente: Pinterest
  • Uso de perfumes y esencias aromáticas que nos gusten y nos hagan sentir bien. Nunca puede faltar en mi outfit, el perfume que lo complete ya que es el toque final y además dicen que los aromas pueden influir en el estado de ánimo.

Nuestro peso y la forma de nuestro cuerpo no debe ser un impedimento para que reflejemos nuestra mejor versión ya que como vimos, contamos con un montón de alternativas para poder expresarnos y mostrar al exterior aquello que deseemos. Las excusas de no cuidarnos provienen de un lugar más profundo y sólo cada persona puede descubrir el motivo por el cual dejó de sentirse a gusto consigo misma. Mientras tanto no dejemos que esto influya en todos los aspectos de nuestra vida, porque está para disfrutarla y celebrarla y por qué no a través de las cosas que más nos gustan como los zapatos y las carteras!

 

 

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *